El blanco y sus formas

Decorar con blanco es siempre un acierto y una apuesta segura.

Es un color que nos permite dar la máxima luminosidad en nuestros espacios, aportando luz en estancias oscuras y/o pequeñas, no condicionando y realzando el resto de elementos decorativos. Es la mejor manera de conseguir crear sensación de amplitud y luminosidad.

Pero si hablamos de vestir ventanas, éste concepto adquiere su máxima expresión. El blanco refleja sensaciones de paz, tranquilidad y armonía. Visillos, enrollables, verticales… cualquier tipo de tejido y formato en blanco da una sensación serena de luz y limpieza.

No olvidemos además que a nivel técnico el blanco nos aporta la máxima protección solar, permitiéndonos incluso ahorrar energía.